bolsas de rafiaLa desaparición de las bolsas de plástico gratuitas, en la mayoría de los supermercados, ha hecho que muchos de nosotros vayamos a la compra con nuestra propia bolsa, no solo por ahorrarnos unos céntimos, cada día más gente lo hace por conciencia medioambiental.

Las bolsas de rafia se han impuesto, por sus grandes prestaciones y porque su uso es un gesto en la lucha para proteger a muchos seres vivos. La rafia, que se obtiene de una especie de palmera, la rafia farinifera, es una fibra gruesa y muy resistente, cuyo uso se ha extendido en los últimos años, además, es un material curioso estéticamente, que puede convertir una simple bolsa, en una prenda que de un toque personal a tu look. Podemos encontrar bolsas de rafia para ir a la compra con estilo, una gran cantidad de modelos con diseños originales y muy atractivos. También podemos encontrar modelos de bolsas de rafia plegables, para llevar cómodamente en el bolso y utilizarlas para transportar la compra.

Las características de las bolsas fabricadas a base de rafia son: su gran durabilidad, resistencia, ligereza y muchas posibilidades de uso; se pueden reutilizar y se pueden lavar; con ellas se pueden transportar, de modo seguro, botellas de vidrio y otros productos frágiles; podemos guardar patatas y otros alimentos, ya que son permeables al aire. Además, la rafia es un material ecológico, no tóxico.

Por otro lado, la parte exterior del bolso de rafia puede personalizarse con diseños serigrafiados, pintados, bordados o empedrados. También se vienen utilizando como soporte publicitario en algunas empresas, que se aseguran una gran difusión, gracias a su larga vida útil. En el mercado podemos encontrar modelos de bolsas de compra de rafia con compartimentos, asas, cierre con cremallera, bolsillos interiores, con ribete, etcétera, o también podemos personalizarlas con cualquier idea original que se nos pueda ocurrir. Las bolsas de rafia con bandolera están especialmente indicadas para el verano, no sólo para ir a la compra, son ideales para usarse en el día a día, para ir de camping o a la playa.